Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

¿Qué es el racismo?

El Racismo es una forma de discriminación centrada en diferencias biológicas, reales o imaginarias, que se hacen extensivas a signos culturales. Se trata de una ideología que apeló a la biología para establecer relaciones jerarquizadas de desigualdad entre grupos humanos.

Algunos autores han señalado que hay múltiples formas en que el racismo es manifestado y reconocido como tal, y por ese motivo, es que se podría hablar de muchos “racismos” en plural (Segato, 2006). Sin embargo, podemos distinguir de manera general, a un único fenómeno histórico surgido en el seno de la sociedad occidental y expandido al resto del mundo como ideología (Zaffaroni, 1997; Taguieff, 1998).

Como corriente de pensamiento, el racismo surgió en Occidente y tiene aproximadamente doscientos años desde su conformación, de ahí que se lo defina comúnmente como fenómeno de la modernidad.

Entendemos, por tanto, al racismo como un fenómeno fundamentalmente social y moderno, como un conjunto de ideologías, pre-conceptos, estereotipos y prejuicios que tienden a segmentar al conjunto humano en supuestos grupos que tendrían características comunes entre sí (y jerarquizables entre los distintos grupos), cuya explicación radicaría en una supuesta herencia genética […] (INADI 2005:37).

Sin embargo, podemos rastrear las raíces del racismo mucho más atrás, en el mismo origen del colonialismo. La “colonialidad del poder” (Quijano, 2000) tiene que ver con una matriz que dio estructura al racismo moderno, ya que significó la clasificación de la población según rasgos visibles asociados a formas culturales de comportarse, que ordenaran la distribución de lugares dentro de una estructura económica de explotación, naciendo la categoría “indio”, “mestizo”, “criollo”, entre otras. Es decir que el racismo moderno tiene una fuerte impronta europeísta, siendo que la Europa occidental en tanto imperio mundial, le dio origen en un contexto de conquista y colonialidad.

Aunque existen otros tipos de racismo en otras muchas partes del mundo, la forma de racismo más corriente e históricamente devastadora ha sido el racismo europeo contra los pueblos no europeos. (Van Dijk, 2007).

Comprendemos entonces a las distintas expresiones de racismo en nuestro país como resultado de la globalización e importación de paradigmas y valores racistas propios de la cultura occidental hegemónica impartida históricamente desde Europa.

Como fue mencionado en la introducción, podemos descomponer al racismo en diferentes dimensiones. La primera dimensión refiere a los mecanismos mentales, que implican los prejuicios y estereotipos propios de la discriminación, expuestos más arriba. En cuanto a los sentimientos, mencionamos especialmente la sensación de rechazo, miedo y amenaza, incluso odio 1 . Otra dimensión es la de las actitudes racistas, entre las cuales señalamos como características a la intolerancia y la estigmatización. Otro tipo de actitudes pueden ser de tipo opinión o creencia. Asimismo, las actitudes se ven plasmadas en el nivel de las prácticas discriminatorias, las cuales van desde el discurso, la indiferencia, los insultos, hasta las golpizas y matanzas.

Notas

1 – Algunos autores caracterizan el racismo desde una perspectiva de índole más psicológica y podría decirse no histórica. En esta clave, la “heterofobia” es entendida como un elemento constitutivo del racismo, y definida como “miedo, extrañeza o confusión ante el otro, miedo que se expresa como miedo a lo desconocido y que forma parte de la propia estructura de personalidad de los sujetos sociales” (INADI, 2005; Feierstein,1999). Por otra parte, Castoriadis, (1990) caracteriza el racismo como odio al Otro, en el proceso de constitución de la mismidad, es decir de la identidad de grupo, sucede algo más que una mirada etnocéntrica: la convicción de pertenecer de manera exclusiva a un mundo de verdad y autenticidad del que entonces el resto de los pueblos carecen, lo que derivaría en una justificación válida para pensarse superior y pensar a los otros como inferiores. Esa sería la matriz de desvalorización que terminaría en odio. Como se dijo, es sistemática la presencia de la idea de “amenaza” asociada a los Otros, pero en el sentido planteado por el autor esta amenaza es una amenaza a la Verdad, es decir a las instituciones establecidas por una sociedad. Desde un afuera, éstas se podrían ver interpeladas corriendo el riesgo de caer en una crisis social de sentido.

Conformidad con el  nivel AA de las pautas de accesibilidad WAI 2.0

XHTML 1.0 Transitional Válido

CSS válido

Este sitio cumple con el nivel AA de las Pautas de Accesibilidad de Contenido Web 2.0 del W3C.
Contacto técnico: web@inadi.gob.ar. Revisado con eXaminator.

Logo Dirección Nacional de Protección de Datos Personales