Observatorio de la Discriminación en Internet | ¿Qué hacer?
60
single,single-portfolio_page,postid-60,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.2.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Si sos discriminada/o, compartí lo que te pasa con alguien, un integrante de tu familia,  tu papá, tu mamá, tus maestros, maestras, profesores o profesoras (si sos menor de edad) y con tus amigos y amigas. Te va a ayudar a no tener miedo ni sentirte sola/a.

No dudes en denunciar a la persona o personas que te molestan o te están discriminando. En la mayoría de las redes sociales hay herramientas para denunciar a las personas o sitios que difunden textos o fotografías que pueden ofender a otras personas.

Conocé cuáles son las herramientas para decidir con quiénes compartís tu información personal en Internet y para bloquear a las personas que te molestan o discriminan.

Si alguno de tus familiares, amigos o amigas está siendo discriminado, sé solidario con él o ella. Podés acompañarla/o  para que se anime a compartir con los adultos lo que le pasa, podés alentarlo o alentarla a que denuncie a quien o quienes discriminan.

No reenvíes imágenes o textos que puedan ofender a otras personas. A veces hay cosas que nos causan gracia hasta que nos damos cuenta de que pueden lastimar a otras personas. Pero esas cosas dejan de ser graciosas si ofenden a alguien. Entonces, antes de difundir una imagen o un texto, pensemos si estamos siendo divertidos o si estamos dañando a alguien.

Es importante comprender que nadie tiene derecho a agredir de ninguna manera. ¿Qué significa esto? Que así como en la “vida real” existen derechos, también los hay en Internet. Es decir que si alguien agrede a una persona burlándose del sexo, del aspecto físico, de la religión, del origen étnico propio o el de la familia de pertenencia o de la condición económica, social o intelectual; o si alguien amenaza con agresiones, esa persona o personas están discriminando.